Innovation

Nuevos candados ASSA ABLOY “Serie i”, la máxima expresión en Seguridad y Control de Aperturas

April 12th, 2019

El pasado 20 de marzo se realizó el lanzamiento al mercado de la nueva gama de candados de alta seguridad mecánica y electrónica de ASSA ABLOY, la cual consta de cinco modelos (i30, i35, i36, i40 e i42) que pertenecen a la serie i. Estos consideran el uso de diferentes cilindros dependiendo de las necesidades de seguridad de cada cliente, poseen alta flexibilidad de tecnologías que se adaptan a las necesidades de seguridad de los consumidores en los distintos sectores tales como comercio, industria, minería, instituciones gubernamentales y financieras, entre otros.

Los candados i35, i40 e i42 tienen cifrado único y poseen tecnología mecánica Medeco M3, con llaves desarrolladas en Estados Unidos bajo una paleta patentada, la cual puede ser solo duplicada por ASSA ABLOY Chile bajo un protocolo de seguridad. Los cilindros cuentan con certificación UL437 y ANSI/BHMA 156.30-2003, que los convierten en dispositivos de alta resistencia, capaces de soportar distintos ataques vandálicos, ya que poseen protección antiganzúa, antibumping y antitaladro.

Además, los cinco modelos pueden utilizar la tecnología electrónica Medeco XT que logra regular los accesos sin necesidad de cableado. También, tiene como atributo el control de acceso según sus necesidades, lo cual permite otorgar horarios y permisos de apertura para cada usuario, ya que cada llave es personalizada y registra los ingresos, los cuales pueden ser posteriormente auditados.

El modelo i36 cuenta con un recubrimiento que lo protege del polvo y del agua, también disponible en la versión mecánica y electrónica. Además, los candados i30 e i36 tienen cilindros intercambiables SFIC (Small Format Interchangeable Core), que permiten hacer un re-cambio de cilindro por llaves perdidas o la migración rápida de la tecnología mecánica a electrónica. El sistema no requiere de pilas, ya que toda la energía está en la llave, la cual tiene autonomía para 1800 aperturas, posterior a las mismas se energiza con un cargador de manera convencional.

Los cuerpos de los candados que protegen estas tecnologías, se sometieron a pruebas exigentes y extremas para garantizar que estén bajo la norma Chilena de Candados       NCh-3328. Esta mide su uso, durabilidad, resistencia a la corrosión y grados de seguridad basados en ensayos que simulan ataques. Todos los modelos se comercializan en versiones de llaves diferentes, igualadas o maestras.